Cabezales tapizados: Un plus de estilo en la decoración de su dormitorio.

El cabezal o cabecero es un elemento que ha sido muy utilizado desde siempre en los dormitorios.

Desde los cabeceros de forja, hasta los de madera pasando por los cabezales tapizados en tela o en polipiel son un elemento muy decorativo y que pueden complementar al resto de los elementos de la habitación de manera excepcional. De hecho, está situado sobre el punto que más destaca en un dormitorio: la cama.

Desde Confort Online pretendemos en este post dar una serie de ideas sobre los diferentes tipos de cabeceros tapizados, sobre cómo elegir el cabecero que más se adapte a nuestras necesidades y las ventajas que aportan a la decoración de nuestro dormitorio.Como consecuencia de esto, hemos de tener en cuenta que si lo elegimos bien, nos proporciona un plus de estilo y conseguimos crear un espacio adaptado a nosotros y con mucha personalidad.

A la hora de elegir un cabezal hemos de tener en cuenta una serie de factores para hacer de nuestra decisión una elección acertada.

1. Funciones de los cabezales de cama.

A la hora de elegir un cabezal no hemos de olvidar su función principal: evitar que la cabeza nos roce con la pared, además de prevenir que los cojines y almohadas se metan entre la pared y la cama. Incluso sirve también como aislante del frío de la pared, proporcionando una mayor sensación de calidez a su descanso. Así, además de que el cabezal tenga un diseño bonito y se integre perfectamente en la decoración hemos de tener en cuenta que cumpla con su función principal.

Además otra ventaja del cabezal es que nos puede aportar un plus de comodidad si solemos leer en la cama o ver la televisión pues tenemos la posibilidad de apoyar nuestra espalda sobre una base cómoda y no directamente sobre la pared. Para conseguir este extra de confort en tu dormitorio son ideales los cabezales tapizados pues suelen contar con un material mullido y de calidad.

2. Cabezal de cama de diferentes tamaños.

Además de la variedad de materiales con los que se fabrican y la variedad de estilos y de acabados que veremos a continuación, existen diferentes tipos de cabezales dependiendo de su tamaño. Así, según la amplitud con la que contemos en el dormitorio es recomendable elegir un tipo de cabezal u otro:

-Cabeceros de cama corridos: Son ideales para dormitorios pequeños pues dan una mayor sensación de amplitud. Son más bajos que el resto de cabezales y sobresalen por los lados de la cama ocupando casi todo el ancho de la pared. Su diseño suele ser menos llamativo y más sobrio que el resto de tipos de cabecero pero pueden ser muy funcionales al incorporar espacio de almacenamiento en los laterales o incluso en la parte de arriba.

-Cabeceros de cama altos: ocupan una gran cantidad de espacio en la pared de manera vertical, hacia el techo, y son bastante más estrechos que los cabeceros corridos. Suelen ocupar poco más que el ancho de la cama, aunque los hay de diferentes tamaños. Son mucho más llamativos que los corridos y gracias a su gran tamaño permiten un gran juego decorativo incorporando marcos o diseños originales. Atraen el foco de atención a la cama y a las mesitas de noche convirtiendo al conjunto en el centro de atención de la estancia.

-Cabeceros de cama estándar: tienen el mismo ancho que un cabecero alto, más o menos el de la cama, pero su altura es menor (más o menos 1m de alto). Podríamos decir que es un modelo intermedio entre los anteriores: por lo general, llama más la atención que el cabezal corrido pero menos que el cabezal alto, por lo que captan la atención en el dormitorio pero sin un excesivo protagonismo.

Estos tres son los principales tipos de cabeceros tapizados que podemos encontrar actualmente en el mercado, pero la variedad es mucho más grande de la que a veces pensamos.

3. Cabecero de diferentes colores y tonos.

Como venimos apuntando en este post, el cabecero se convierte en el centro de atención de nuestro dormitorio por lo que es fundamental que quede perfectamente integrado en la decoración del dormitorio, guardando coherencia con el resto de elementos.

Hemos de tener en cuenta que los cabeceros de tonos oscuros tienden a darle más profundidad a la estancia, mientras que los de tonos claros proporcionan efecto de amplitud, ideal cuando queremos conseguir un efecto más minimalista o para habitaciones que están ya sobrecargadas. Los colores más utilizados suelen ser grises claros, beige, marfil, o colores similares que puedan combinarse fácilmente.

En la actualidad, debido a los problemas de espacio que solemos tener en nuestros hogares, con una amplitud cada vez menor, es muy usual colocar en el dormitorio un canapé abatible para obtener un espacio extra de almacenamiento. Si este canapé está ya tapizado lo ideal sería combinar el tapizado del canapé con el del cabezal con el mismo color de manera que demos sensación de armonía. Puedes ver toda la información sobre como elegir un buen canapé abatible en la entrada de nuestro blog “Canapé abatible, todo lo que necesitas saber y más”.

También hay quien es más atrevido y prefiere darle un toque de color a la habitación incorporando un cabezal de un color que contraste con el resto de elementos. En este caso se puede terminar de combinar el cabezal con otros elementos como cojines, colchas, con las cortinas o con algún cuadro.

Por otro lado, a la hora de elegir el color del cabezal deberíamos tener en cuenta el color de la pared. Si tenemos una pared recubierta con papel de pared con algún estampado podemos poner el canapé con un color a juego en tela o polipiel lisa o con algún relieve. Es ya depende de cada uno, de nuestras preferencias e inclinaciones, pues como suele decirse, “para gustos, los colores”.

4. Diferentes tapizados del cabecero.

Además de los colores del cabecero de cama hemos de elegir el tipo de acabado. Existe gran variedad: lisos, estampados, con relieve, de forma geométrica, redonda, cuadrada, etc. Sin embargo, de todos los acabados posibles de los cabezales tapizado encontramos los siguientes como más habituales:

-Tapizado liso: el estilo y la vistosidad del cabecero depende en gran medida del tejido, de la forma y de altura ya que no cuenta con ningún tipo de elemento decorativo más. Al elegir este tipo de cabecero lo ideal es jugar con las diferentes texturas del resto del dormitorio, integrarlo perfectamente para que aporte el estilo que buscamos. Un ejemplo de este tipo de cabezales con texturas, es el Cabezal Tapizado Duné de Confort Online.

 

-Tapizado rematado con tachuelas: es el tipo de cabecero más tradicional. Es ideal para las habitaciones de estilo rústico. Es un tapizado liso, como el anterior, pero lleva una fila de tachuelas a todo el rededor del cabecero.

 -Capitoné: Los cabeceros acabados en capitoné son clásicos pero parecen estar siempre de moda. De este tapizado de origen inglés, podemos encontrar tanto sofás como sillas, banquetas y sillones con el mismo acabado. Consiste en un cabezal acolchado que cuenta con diferentes botones repartidos de manera geométrica en toda la superficie del cabezal proporcionándole un aspecto mullido. Son muy decorativos y se convierten sin duda en el centro de la decoración de la habitación y de todas las miradas. Apenas necesitarás nada más para decorar tu dormitorio.

 

-Enmarcado en madera: el enmarcado en madera convierte al cabecero en un elemento clásico, elegante y sofisticado. Con la combinación adecuada se convierte en un elemento vintage ideal. Además podemos encontrar cabezales con el enmarcado de madera tallado con algún motivo que nos interese.

5. Materiales que se usan en un cabecero tapizado.

-Madera: la madera se utiliza para hacer la estructura o la base del cabezal tapizado. Constituye una base sólida y resistente para nuestro cabezal. También podemos encontrarla enmarcando el cabezal en algunos modelos incluso a veces con algún tallado, como apuntábamos anteriormente.

-Gomaespuma de poliéster: por lo general los cabezales tapizados van rellenos de gomaespuma o de materiales similares con el fin de proporcionar una base mullida para nuestra espalda. Lo ideal es que tenga una densidad de unos 25kg para que sea cómoda y sobre todo duradera. Esto aporta un plus de comodidad si nos decidimos a apoyar en el cabezal nuestra espalda para leer, ver la televisión, etc.

-Telas, pieles o polipiel: se utilizan en el recubrimiento del cabezal y constituyen su parte exterior y por tanto visible. Los cabezales tapizados en tela pueden contar con una amplia variedad de estampados que definirán el estilo de tu dormitorio. Por otro lado, los cabezales en polipiel son ideales pues además de ser elegantes tienen una limpieza muy buena y están disponibles también en una amplia variedad de acabados y colores. Actualmente la tela de los tapizados, si es de calidad, suele ser antimanchas y de fácil limpieza, pero a la hora de la limpieza la polipiel o la piel es más cómoda.

-Tachuelas, botones, …: constituyen el acabado final. Le dan ese toque que le proporcionará el estilo y el acabado ideal para convertirse en el centro de las miradas en su dormitorio. Podemos encontrar cabezales con tachuelas enmarcando el cabezal, distribuidas de manera geométrica, …

6. Cabeceros de cama colgados o al suelo.

Al igual que otros muebles que tenemos en la habitación como las mesillas o las cómodas, los cabeceros pueden colocarse colgados o pegados al suelo.

Los cabeceros de cama al suelo son los más utilizados y quizá los que tenemos más vistos. Sin embargo, solo con su presencia nos permiten crear dormitorios modernos e innovadores.

Los cabeceros de cama colgados suelen ser utilizados en dormitorios más modernos y desenfadados.

 

Así depende del estilo que pretendamos crear, o el resto de elementos que tengamos en la estancia elegiremos un tipo o el otro. Los cabeceros de cama al suelo son ideales para quienes les gustan los muebles compactos pues el cabezal queda completamente integrado en el conjunto. Sin embargo, los cabeceros colgados son perfectos para aquellos que prefieren muebles con aspecto más liviano o desahogado.

También hemos de tener en cuenta que los cabezales colgados nos permiten ahorrar un poco de espacio pues podremos acercar más la cama a la pared.

7. El cabecero de cama y el Feng Shui.

En este post en el que pretendemos dar una información más o menos detallada sobre los cabezales o cabeceros, queremos que seáis conocedores de ciertas curiosidades sobre este elemento, en este caso, relacionadas con el mundo del Feng Shui.

El Feng Shui es un tipo de doctrina filosófica China basado en la ocupación armónica y consciente del espacio con el fin de que tenga una influencia positiva sobre las personas que lo ocupan.

Generalmente, en el mundo del Feng Shui el cabecero de cama se asocia a la gran montaña de protección que los antiguos sabios de esta doctrina buscaban para la estabilidad de sus hogares. A raíz de esto, muchos practicantes y defensores de la doctrina ven en el cabezal un elemento que promueve la estabilidad en la pareja. Argumentan que si contamos con un cabezal sólido y estable, nuestra relación de pareja será, de manera consciente o insconsciente, sólida y estable.

Así, que aquí tenéis un motivo más para plantearos colocar un cabezal en vuestro dormitorio.

8. Cabeceros para habitaciones infantiles y juveniles.

Muchas veces, a la hora de decorar nuestros hogares, dejamos las habitaciones juveniles un poco de lado y solemos colocar los cabeceros solamente en la habitación principal de la casa o habitación de matrimonio. Pero hemos de saber que incluso hay cabeceros para las habitaciones infantiles o juveniles que aportan un plus de diseño y originalidad y que convierten la habitación de nuestros hijos en un lugar especial.

Podemos elegir entre una amplia variedad de cabezales de diferentes tipos y al igual que a la hora de elegir un cabezal para un dormitorio de matrimonio, hemos de intentar que se integre en la decoración ya que constituirá el centro de las miradas.

Existen cabezales tapizados muy originales para los dormitorios de nuestros hijos como nuestro Cabezal Tapizado Boy con forma de seta y disponible en diferentes colores para crear un ambiente divertido en una estancia que es tan personal y propia de los más pequeños.

 

9. Otros tipos de cabezales de cama

Además de los cabezales tapizados, a los que dedicamos gran parte de este post, la variedad de cabezales existentes es grandísima.

Así, dependiendo de nuestros gustos, de la decoración del espacio y de los materiales que más nos atraigan habremos de elegir entre las diferentes posibilidades que el mercado nos ofrece. Además de los cabezales tapizados encontramos cabezales de forja y de madera:

-Cabezales de cama de forja: son quizá los más tradicionales, pues los encontramos desde antaño en nuestras casas. Sin embargo, en la actualidad se han renovado para ofrecernos elegantes y modernos cabeceros de diseño.

Así parece ser que el cabezal de forja es un elemento de moda, a pesar de estar vigente su uso desde hace muchos años.

Se fabrican en una amplia variedad de colores y con diferentes acabados, lo que nos permite integrarlos en casi todos los estilos de decoración. Una de las principales ventajas de los cabeceros de cama de forja es que cuentan con una gran durabilidad por lo que son ideales para las habitaciones infantiles.

-Cabezales de cama de madera: los cabeceros de madera tienen la particularidad de hacer más acogedor el dormitorio en el que se colocan. La madera es un material cálido y natural.

Existen muchos tipos de cabeceros de madera, desde algunos con un estilo más desenfadado o industrial, hasta otros con un estilo más sobrio y elegante.

Las ventajas de los cabeceros de madera son que difícilmente pasan de moda, son elegantes y son la mejor alternativa para una habitación de estilo rústico o para aquellas en las que busquemos crear un look más tradicional. Además pueden rediseñarse fácilmente si te cansas de su aspecto.

-Cabezales de cama DIY: en la actualidad, están muy de moda los artículos que se hacen en casa bajo la filosofía DIY (Do It Yourself) que consiste en fabricar nuestros propios muebles en casa. De esta manera existen cabezales que consisten en un simple palet o un panel de madera con algún diseño hecho por nosotros mismos. De esta manera la personalización de nuestra decoración es absoluta.

10. Para concluir…

Esperamos que este post les haya sido de ayuda para conocer un poco más las posibilidades que ofrecen los cabezales para la decoración de su dormitorio. Hemos podido comprobar cómo cambia la estética de una habitación incorporando únicamente un cabezal y conocer los diferentes tipos de cabeceros que nos ofrece el mercado. De todos ellos nos hemos centrado en los cabezales tapizados, pues actualmente están muy de moda, y desde Confort Online pensamos que son los más funcionales de todos, al proporcionarnos además de estilo y decoración un soporte suave y mullido para nuestra espalda.

De esta manera, si nos estamos planteando amueblar o incluso redecorar un dormitorio habremos de tener en mente incorporar un cabezal como elemento imprescindible para conseguir una estancia acogedora, sofisticada y sobretodo llamativa y original.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados (*) son obligatorios.