Consejos para adquirir un colchón juvenil y mejorar su rendimiento escolar

Uno de los aspectos más importantes a la hora de configurar la habitación infantil o juvenil de nuestro hijo, es la selección del colchón, de él dependerá en gran medida el tema que vamos a abordar en este post: su rendimiento escolar y consecuente resultado académico que consigan. Los niños de tempranas edades muchas veces no saben por qué se encuentran mal, no saben asociar dicho malestar al cansancio por lo que, ofrecerles un buen colchón evitará frustraciones innecesarias y que, cuando tengan que superar los deberes del día a día, no tengan ese añadido de malestar por no descansar bien por las noches.

En el mercado hay distintos tipos de colchones y lo que parece ser una fácil decisión, se vuelve difícil a medida que nos van ofreciendo una marca u otra, un material u otro, etc. Si quieres acertar de pleno toma nota de nuestros consejos. Son sólo 3… ¡Empezamos!

#1. Adapta el colchón a la edad del niño.

No tiene las mismas necesidades entre los 0 y los 2 años, que entre los 2 y los 5 y mucho menos entre los 5 y los 12 años. Si el niño se está haciendo mayor mejor empieza a pensar en ofrecerle una cama más grande. Al menos de 90 cm de ancho aunque lo ideal siempre es de 105 ya que están en pleno crecimiento y pueden necesitar mayor espacio para descansar con total tranquilidad. Nosotros siempre aconsejamos ser previsores y, aunque se deban cambiar cada 10 años, no tomarse a la ligera la salud de los más pequeños.

#2. Elige colchones viscoelásticos con gel.

Ya que se adapta perfectamente a la postura del cuerpo deformándose en función pero que siempre vuelve a su estado inicial, dispuesto cada noche a adaptarse de nuevo. Además, sus fibras son atérmicas, esto significa que no creará ni frío ni calor por tanto la confortabilidad será mucho mayor.

#3. Cuenta con la opinión de un experto.

La mayoría de las tiendas tienen distintos modelos y son expertos en sus productos por lo que no dudéis en dejaros asesorar. Nadie mejor que ellos para ofreceros datos contrastables que os permitan decidir con objetividad. ¿Necesitas ayuda? Nosotros te asesoramos. Haz click aquí.

Una vez hayamos adquirido el mejor de los colchones, habrá que tener en cuenta que no sólo sirve tener un buen lugar donde dormir sino que hay otros aspectos que no debemos dejar de lado. De nada nos sirve tener el mejor de los colchones si no tienen una rutina adecuada, si no duermen las horas suficientes (y esto siempre depende de los horarios de vuestra familia). Las 8 horas recomendadas corresponden a la edad más avanzada, es decir, a partir de la adolescencia. En edades inferiores hablaríamos de 10 horas. Y los bebés pueden llegar a dormir hasta 18 horas, imaginad cómo de buenos deben ser los colchones de la cuna…

Ahora solo nos queda desearos… ¡el mejor de los descansos!

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados (*) son obligatorios.