Los grandes beneficios del orden

Acaba con el caos de tu vivienda con estos sencillos pasos.

Un hogar ordenado mejorará tu salud y tu estado de ánimo.

No se trata solo de una cuestión estética, sino que vivir en un ambiente caótico puede aumentar la sensación de estrés, disminuir la calidad del sueño o hasta empeorar el humor.

¡No esperes más para tener un hogar limpio y ordenado!

El orden disminuye el estrés

Los espacios caóticos pueden generarnos estrés y ansiedad. Aunque intentes relajarte tomándote un té en tu sofá chaise longues, el cerebro no puede desconectar.

¡Haz que en tu casa reine la simetría y los espacios vacíos!

 

El orden potencia la concentración

El exceso de estímulos causado por el desorden nos despista y abruma. Teniendo en cuenta que nuestro cerebro suele estar ocupado pensando en todas las preocupaciones del día a día, el caos no va a ayudarle a la concentración.

En este punto no solo es importante tener una buena organización en casa, sino también una buena organización de tu tiempo.

Existen muchas aplicaciones para ayudarte a priorizar tu tiempo y conseguir todas las actividades que te propongas.

 

Despeja las estancias de tu casa

Existe una estrecha relación entre el orden y nuestro estado de ánimo.

Una casa con un desastre continuo puede causar discusiones con nuestros familiares y amigos.

También es importante tener una distribución del espacio adecuada, de ello depende que te sientas más segura, creativa o relajada.

 

Mejora tu humor

El desorden te hará sentir triste y malhumorado. La única forma de que puedas mejorar tu humor es con un orden y limpieza adecuados.

 

Consejos rápidos para mantener el orden

  • Se consciente de en qué estado está tu casa. A menudo, nos acostumbramos al desorden y no nos damos cuenta de la situación real.
  • Empieza por despejar las superficies. Busca un lugar para cada cosa, no muevas los objetos de un sitio para otro sin sentido.
  • Tira todo aquello que no necesites, ganarás espacio para las cosas que realmente usas.
  • Usa la regla de los dos minutos: en el tiempo que tarda el café en calentarse en el microondas, barre la cocina o friega los platos.
  • Divide las tareas grandes y trabaja por objetivos.
  • Sobre todo, ¡no dejes que el desorden vuelva a tu vida!

Categoría: Consejos

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados (*) son obligatorios.