Mejora tu salud, mejora con tu colchón

La mayoría de la gente desconoce la importancia a la hora de elegir un buen colchón, ya que el colchón es salud.

Esta decisión puede ser complicada, solemos pedir consejos a los vendedores, los familiares o incluso a los amigos, pero en ocasiones su consejo no puede ser del todo favorable, pues pueden aconsejarte mal ya sea por interés o por inexperiencia. En estos casos lo mejor es siempre consultar con un especialista.
En este post te daremos las pautas y ayudas que necesites para encontrar el colchón adecuado para ti.

¿Cómo escoger el mejor colchón?

 

En primer lugar, lo que se espera de un colchón son varias cosas y recuerda que un buen descanso depende en parte del colchón que uses. A la hora de comprar tu colchón no te fijes en la primera buena oferta que veas, lo importante es elegir el apropiado.
El colchón que actualmente usas pueden habértelo recomendado hace unos diez años, seguro que entonces era el adecuado para ti, pero puede ser que ahora no lo sea.
Es muy importante conocer los materiales que componen tu colchón. Tanto el acolchado, es decir, la parte que se sitúa en contacto con tu cuerpo como la parte interior, núcleo. Además observa todos los materiales (muelles, viscoelástico, HR o eliocer, látex) que puede incorporar nuestro colchón. Estos materiales pueden ofrecer más o menos comodidad dependiendo de la calidad a la que se encuentren.

Partes de un colchón

1. Tapicería. Es la parte exterior que protege el núcleo del colchón de cualquier mancha. Al ser la parte superficial se encuentra en contacto con nuestro cuerpo. Es recomendable que tenga entradas anti humedad, sistema de termorregulación para obtener una temperatura estable y unas barreras higiénicas para evitar la acumulación de ácaros y polvo.
2. Acolchado. El acolchado es la parte situada bajo o entre la tapicería que favorece el confort de tu colchón. Los materiales más usados son el viscoelástico, el látex, HR suave y la fibra textil.
3. Núcleo. El núcleo se sitúa bajo el acolchado o mejor dicho en el interior del colchón siendo una de las partes más importantes de este, pues es el que le da la consistencia y soporta el peso de nuestro cuerpo, por ello es importante saber elegirlo, el resultado de nuestro descanso depende él junto con su acolchado. Estos pueden ser de muelles, HR o eliocel y látex.
4. Platabanda. La platabanda es una banda ancha hecha de tejido de rejilla o también se pueden insertar válvulas de ventilación. Está situada en los laterales de la parte externa del colchón (tapicería) y su finalidad es mejorar la aireación del núcleo con lo que aporta una mayor transpiración. Además, según cada tipo y marca de colchón, la platabanda puede ser de diferentes colores o llevar un diseño distinto. Para los colchones con núcleo de HR o látex se recomienda que ésta sea de tejidos de gran transpiración dado que este tipo de núcleos necesitan de mayor ventilación.

Tu colchón te facilitará el descanso, además de evitar esos molestos dolores de espalda y cuello que a menudo nos perturban. También, mejoran la postura al mantener la curva natural de tu cuerpo. El equipo de descanso debe ser cómodo, además de aliviar problemas como el insomnio o los dolores corporales.

El colchón apropiado para ti

En segundo lugar, tienes que saber qué colchón es el apropiado para ti. Según tu edad, el colchón que necesites será de una manera o de otra.
Los colchones infantiles han de ser de calidad y firmeza. Los niños están constantemente en crecimiento y necesitan una correcta postura, ya que se les está formando la columna. Es importante asegurar el bienestar del niño, que esté preparado para problemas de insomnio, de columna y alergias.
Nuestra recomendación es que el colchón no sea ni muy duro ni muy blando, para ello debe de tener un núcleo firme y un acolchado suave que evite presiones a su cuerpo y facilite el riego sanguíneo.
Sin embargo, es recomendable cambiar el colchón de los niños cada 5 años puesto que sus características físicas cambian a menudo y necesitan un colchón que se adecue a sus necesidades del momento.


En cuanto a las personas mayores, no se puede negar la diferencia de hábitos en el sueño entre jóvenes y personas mayores, ni mejores ni peores simplemente distintas, las personas mayores suelen despertarse más veces que una persona joven, pero normalmente retoman el sueño. Con los años y el desgaste físico se pierde masa muscular lo que hace que nos volvamos más sensibles a la presión.
Por ello, se debe dar importancia a sus preferencias en descanso, lo que suele gustar a edades avanzadas es un acolchado confortable y una firmeza suave. Para una persona mayor de 55 años, se recomienda un colchón que no ejerza presión y le permita un descanso confortable, con lo cual la mejor opción sería un colchón viscoelástico o un colchón de látex; ambos son colchones que se moldean el cuerpo sin presionarlo ya que todas las zonas del cuerpo están en contacto con el colchón evitando así puntos de presión que dificultan la circulación sanguínea y reduciendo dolores articulares y musculares, teniendo como resultado un descanso más placentero.
También hay que tener en cuenta el peso de la persona y sus necesidades específicas. Tanto enfermedades, problemas fisiológicos, respiratorios o vasculares.

Causas por las que cambiar de colchón

• Si tu colchón tiene entre 10 y 12 años, debes plantearte el renovarlo. Este ha perdido todas sus propiedades, aunque no nos lo parezca, ya que sus componentes han perdido su elasticidad y todas sus características.
• Si encuentras deteriorado, muy blando, con hendiduras y te hundes en él. Estos son síntomas claros para su renovación.
• Si notas algunas durezas en su superficie, protuberancias, o al moverte escuchas ruidos, reconoceremos que no nos aporta un adecuado apoyo para nuestro cuerpo.
• Si simplemente al levantarte diariamente te encuentras con dolores musculares y de espalda, o cansado habitualmente, esto probablemente sea causado por el mal estado de tu colchón.
• Si durante la noche te mueves mucho y por ello te despiertas en varias ocasiones posiblemente sea ocasionado por que recibamos presiones en nuestro cuerpo provenientes de nuestro colchón.

Esperamos que le hayan sido de utilidad nuestros consejos. Si tiene alguna otra duda sólo tienes que ponerte en contacto con Confort Online o a través de nuestra web.
En el próximo artículo trataremos en profundidad los tipos de colchones según sus materiales, estructura o caracteríaticas de la persona, entre otros.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados (*) son obligatorios.