¿Sofá 3+2 o Chaise Longue?

Elegir un sofá para nuestra casa es algo muy importante. Pasamos muchas horas en él y además es el elemento central de nuestro salón por lo que ha de combinar comodidad y diseño. Así, a la hora de decidirnos por un modelo, hemos de tener en cuenta el color, el tamaño, si lo queremos de piel o de tela, si queremos un sofá normal, un 3+2, un sofá cama, una chaise longue, …

Desde Confort Online somos conscientes de las dudas y de la inquietud que al querer tomar esta decisión pueden surgirnos y por eso en este post vamos a exponer las opciones de sofás que ofrece el mercado del mueble y vamos a comparar las ventajas y desventajas que nos aportan, principalmente los sofás 3+2 y las chaise longues. De esta manera pretendemos intentar ayudarle en la elección de un sofá o una composición de sofás para su salón.

En primer lugar, vamos a recopilar todas opciones de sofás disponibles actualmente que podríamos barajar para colocar en nuestro salón dependiendo de las características de éste y de nuestros gustos:

  • Tresillo: un tresillo es una composición de un sofá de 3 plazas o de 2 plazas y dos butacas. Generalmente se coloca una butaca a cada lado del sofá, pero cuenta con la ventaja de poderse colocar de muy diversas maneras dependiendo de nuestros gustos y necesidades.
  • Sofá + sillón: Es otro tipo de composición ideal para los salones muy pequeños en los que el espacio está reducido. El sofá o el sillón pueden ser de relax, de manera que conseguiremos un salón cómodo y sin ocupar demasiado espacio.
  • Un solo sofá: Otra opción interesante es colocar un sofá de 2, 3 o incluso 4 plazas o más, según nos convenga, que cuente con: Sistema de relax deslizante o eléctrico en todos sus asientos o solamente en alguno, de manera que podamos recostarnos y relajarnos. Sofá convertible en cama, de manera que podamos contar con una cama extra para invitados cuando sea necesario. Hay sofás cama muy cómodos y de muchos tipos, por lo que recomendamos leer nuestro post Sofá cama: ¿ni sofá ni cama?
  • Sofá rinconera: consiste en un sofá que hace esquina, formado por la unión de un sofá de 3 plazas y otro de dos plazas. Este tipo de sofás nos permiten aprovechar perfectamente las esquinas del salón.
  • Sofá con chaiselongue: es el sofá de moda, pues es un sofá elegante y atractivo en diseño. El sofá con chaiselongue es un sofá que cuenta con una extensión en uno de los lados que nos permite estirar las piernas o tumbarnos.
  • Sofá 3+2: La composición de sofá 3+2 cuenta con un sofá de 3 plazas y otro de 2 plazas independientes de manera que pueden colocarse de la forma que más convenga a nuestro salón.

Una vez expuestos los diferentes tipos de composiciones para el salón, nos vamos a centrar en los sofás con chaise longue y en las composiciones de sofá 3+2, ya que consideramos que son los más populares:

Sofás con chaise longue

Los sofás con chaise longue están muy de moda por su estética y por la imagen que ofrecen, que es muy moderna y atractiva. Es un mueble ideal porque nos ofrece los asientos de la parte del sofá para poder sentarnos y la parte de la chaiselongue para recostarnos cómodamente.

Un sofá con chaiselongue nos puede aportar muchas ventajas, pero es fundamental que tengamos en cuenta el espacio que hay disponible en nuestro salón, así como la disposición del mismo. Así, teniendo esto en cuenta, elegiremos el sofá con la chaiselongue a la derecha o a la izquierda y de unas medidas o de otras ya que debemos evitar tener que hacer recorridos extraños evitando la chaiselongue cuando queremos movernos por nuestro salón.

Entre las ventajas más destacadas está el que nos permiten aprovechar las esquinas o rincones del salón que con un 3+2 o con tresillo estarían desaprovechados.

Otra ventaja es que, aunque la parte de la chaiselongue está pensada para poder estirar las piernas, también puede usarse como asiento, de manera que es una buena solución para cuando tenemos invitados o somos más en casa. De hecho, algunas chaiselongues incorporan puff, de manera que podemos extraer un cómodo puff del brazo consiguiendo espacio extra de asiento. Un ejemplo es la chaiselongue Habitat de Acomodel.

 

 

 

 

 

Actualmente las chaiselongues son considerados muebles muy funcionales, pues además de incorporar puffs, pueden incorporar amplios arcones bajo la chaiselongue, y también bajo los asientos e incluso en los brazos.

También existen chaiselongues convertibles en cama, de manera que, además de la parte de la chaiselongue que puede ser una cama, puede unirse a la otra cama que se extrae del sofá.

A pesar de las ventajas que hemos destacado anteriormente, los sofás con chaiselongue también presentan inconvenientes:

El principal inconveniente es que, aunque las haya de diferentes medidas, no suelen ser aptas para salones con medidas reducidas, muy generalizados en las viviendas actuales en las que el espacio suele ser un problema.

Por otro lado, es cierto que como hemos comentado antes, la parte de la chaiselongue puede usarse como asiento cuando tengamos invitados, pero realmente no es un lugar demasiado cómodo ya que generalmente carece de respaldo para apoyarse, aunque algunos modelos incorporan un respaldo que puede subirse cuando lo necesitemos, como por ejemplo nuestra Chaiselongue Acomodel Impala:

Además, tener una chaiselongue puede convertirse en un inconveniente si queremos cambiar la distribución del salón o nos mudamos a otra casa y no tenemos intención de cambiar el sofá pues, aunque la chaiselongue puede colocarse a la derecha o a la izquierda, una vez fabricada no es movible, por lo que nos condiciona el lugar donde colocarla. Actualmente podemos encontrar sofás que nos permiten cambiar la chaiselongue de lado, por lo que son una buena opción si no tenemos claro el lugar exacto donde queremos colocarla.

Así, a modo de resumen, vamos a destacar a continuación las ventajas y desventajas de los sofás con chaiselongue a las que nos hemos referido antes:

Ventajas de los sofás con chaiselongue:

  • Los sofás con chaiselongue son un mueble moderno y atractivo.
  • Nos permiten aprovechar rincones y esquinas que de otra manera estarían desaprovechados en nuestro salón.
  • Son muebles muy funcionales: Pueden contar con un amplio arcón bajo la chaiselongue, bajo los asientos del sofá y en los brazos.
  • Pueden incorporar puffs para proporcionarnos espacios extra de asiento.
  • Ofrecen dos zonas de confort: la del sofá para sentarnos cómodamente y la de la chaiselongue para recostarnos y estirar las piernas.
  • La zona de la chaiselongue, si es deslizante, puede usarse incluso como una cama extra.

Desventajas de los sofás con chaiselongue:

  • Aunque los hay de diferentes medidas, por lo general son muebles grandes, por lo que quizá no son la opción ideal para salones muy pequeños.
  • Aunque la parte de la chaiselongue puede usarse como asiento, no es muy cómoda ya que no cuenta con respaldo por lo que sería más bien para uso esporádico.
  • Pueden convertirse en un problema a la hora de redistribuir el salón o cambiarnos de casa.

 

Por estas razones, un sofá con chaiselongue es una buena opción para salones más o menos amplios en viviendas en las que vivan dos o tres personas. Sin embargo, contando con otras condiciones, quizá podría también ser una buena opción colocar un sofá con un puff que nos permita estirar las piernas cuando lo deseemos, o servir de asiento a invitados cuando sea necesario, pero hemos de tener en cuenta que es un trasto más que hemos de tener en el salón y también ocupa espacio. Para una información más detallada sobre  las chaiselongues, puede echarle un vistazo al post “Decoración con chaise longue”.

Sofá 3+2

Es el sofá de toda la vida, el que hemos tenido en casa desde antaño y la opción más generalizada desde hace muchos años. El sofá 3+2 está compuesto por una combinación de un sofá de 3 plazas y de un sofá de 2 plazas.

Este tipo de composición, es una buena opción para los salones grandes ya que llenan mejor la estancia. Incluso permiten crear zonas de descanso o de reunión dentro de nuestro salón si colocamos los sofás en forma de “L” o un sofá frente a otro con una mesa de centro o una mesita de café delante de los sofás o entre ellos.

Además, nos permiten redistribuir fácilmente el salón si nos decidimos a cambiar algún mueble y en el caso que estemos pensando en mudarnos de casa, podremos integrarlos en la distribución de nuestro nuevo salón más fácilmente.

Una de las ventajas fundamentales es que caben más personas a la hora de sentarse y no se pierde comodidad en ninguno de los asientos, ya que todos tienen su respaldo, no como ocurre con los sofás con chaiselongue en los que las personas que se sienten en la parte de chaiselongue no tienen la posibilidad de apoyar la espalda pues carece de respaldo.

Por otro lado, existen modelos de sofá con respaldos abatibles o con asientos deslizantes de relax que nos permiten recostarnos para echar una buena siesta o para ver cómodamente la televisión.

La funcionalidad también puede ser un punto a favor al hablar de los sofás 3+2 porque pueden contar con arcones bajo los asientos o incluso en los brazos al igual que los sofás con chaiselongue.

Uno de los principales inconvenientes de los sofás 3+2 es que, si nos tumbamos en alguno de los sofás, perdemos las zonas de asiento pues ocupamos todo el espacio, cosa que no ocurre con la chaiselongue.

Además, si nuestro salón es pequeño, no tendremos la posibilidad de poner dos sofás, por lo que la chaiselongue sería una mejor opción. También podríamos colocar un tresillo (sofá más dos butacas) o un sofá de 3 o 2 plazas y un sillón relax.

Así, teniendo en cuenta lo anterior y como hemos hecho en el caso de los sofás con chaiselongue, vamos a resumir las ventajas e inconvenientes de los sofás 3+2:

Ventajas de los sofás 3+2

  • Son ideales para salones grandes, pues llenan más la estancia.
  • Podemos variar su colocación.
  • Nos permiten crear zonas de reunión.
  • Nos permiten aprovechar todo el espacio para sentarse, por lo que son ideales para hogares en los que vivan muchas personas.
  • Son más cómodos, pues cada uno de los asientos cuenta con su respaldo.
  • Nos ofrecen bastante funcionalidad, pues pueden incorporar arcones bajo los asientos o en los brazos.

Inconvenientes de los sofás 3+2

  • Ocupan bastante espacio, generalmente más que una chaiselongue, por lo que no pueden colocarse en salones pequeños.
  • Si nos tumbamos en el sofá, ocupamos las zonas de asiento, por lo que no pude usarlo nadie más.
  • No nos permiten aprovechar rincones y esquinas del salón, por lo que perdemos espacio útil.

¿Chaiselongue con relax o sofá 3+2 con relax?

Es una duda muy planteada por nuestros clientes, por lo que la incluimos en el post para intentar resolverla.

En primer lugar, vamos a referirnos a los diferentes tipos de relax que el mercado del sofá ofrece. Principalmente podemos distinguir dos:

  • Relax deslizante: en los sofás con este tipo de relax, los asientos se extraen hacia afuera y el respaldo se reclina.
  • Relax elevador: los sofás con este tipo de relax elevan la parte de las piernas desde abajo a la vez que se reclina el respaldo.

Ambos mecanismos pueden ser accionados de manera manual o eléctrica con un mando y un motor.

 

 

Una vez aclarado el tipo de relax que pueden presentar los sofás, nos vamos a referir a las ventajas y desventajas de contar con sofá o chaiselongue con sistema de relax.

Hemos de decir que las ventajas o desventajas de ambos muebles, tanto de la chiselongue como del 3+2 con relax, son las mismas que hemos comentado antes con respecto a los sofás con chaiselongue y 2+3 sin relax, pero a ésas podemos añadir algunas más.

Ventajas de las chaiselongues y sofás con relax.

La principal ventaja de contar con una chaiselongue o un 2+2 con relax en casa es que el sistema de relax aporta un plus de comodidad.

En el caso de la chaiselongue nos permite recostarnos tanto en la chaiselongue como en los asientos que lleven sistema de relax. Además, si la chaiselongue es deslizante podemos usarla incluso como cama.

En el caso de los sofás 3+2, podemos recostarnos sin necesidad de ocupar todos los asientos del sofá de manera que pueden usarlo más personas.

Desventajas de las chaiselongues y sofás con relax

La principal desventaja, es que, si el relax es eléctrico o elevador, no contaremos con la posibilidad de incorporar arcones bajo los asientos que presenten relax. Esto no ocurre si el relax es deslizante manual, caso en el que los asientos sí podrían incorporar el arcón.

En el caso de la chaiselongue, el relax de la propia chaiselongue solamente puede ser deslizante, aunque el resto de asientos pueden incorporar cualquiera de los mecanismos de relax.

En el caso de los sofás 3+2 el inconveniente más claro es la colocación de éstos. Hemos de tener en cuenta el espacio que ocuparán ambos sillones con el relax accionado y esto puede condicionar de manera importante la distribución de los sofás en el salón de nuestra casa.

Así, a la hora de elegir una chaiselongue con sistema de relax o un 3+2 con sistema de relax hemos de tener en cuenta de manera prioritaria el espacio que tenemos disponible, conocer bien las medidas del sofá tanto con el relax accionado como con el relax sin accionar y controlar la distancia a la que está la pared detrás del sofá para poder usar el relax sin problemas.

A modo de conclusión

Una vez comentadas las ventajas y desventajas que nos ofrecen las chaiselongues y las composiciones 3+2 en nuestro salón, podemos concluir con lo siguiente:

Si en su casa viven dos o tres personas, cuenta con un salón pequeño en el que cada centímetro cuenta y es conveniente aprovechar cada esquina, lo más recomendable sería colocar una chaiselongue. Además, el arcón bajo la chaiselongue, en el caso de que lo tenga, es muy amplio, lo que lo convierte en un mueble muy funcional. Es un mueble que está muy de moda y es una opción ideal que se convertirá en el centro de las miradas en su salón.

En cambio, para familias más amplias serán necesarios más asientos, por lo que es más conveniente colocar una composición 3+2. Además, si su salón es grande, con los dos sofás podrá llenar más el espacio. Los sofás 3+2 cuentan con la ventaja de poder ser colocados de forma diferente dependiendo de la distribución de los muebles del salón.

Finalmente, un último consejo, cuando compre un sofá o cualquier mueble piense de manera prioritaria en sus necesidades y en las de su familia, dejando en un segundo plano si va a ser ideal cuando vengan invitados ya que quienes tienen que usarlo y disfrutarlo día a día es usted y los suyos.

Esperamos que este post les haya servido de ayuda y les haya aclarado algunas dudas sobre ventajas y desventajas que nos pueden ofrecer las chaiselongues y los sofás 3+2, de manera que sean capaces de tomar la decisión de elegir uno u otro de manera correcta.

2 Comentarios en ¿Sofá 3+2 o Chaise Longue?

Encarna comentó : Denunciar Dec 11, 2016 at 12:18 AM

Gracias por el post, me resulta muy útil aunque siempre tendré la duda de si mi elección ha sido la correcta. Saludos

Todo sobre sofás relax y sillones relax | Muebles, interiorismo, decoración, arquitectura, descanso, diseño, tendencias comentó : Denunciar Feb 16, 2017 at 11:37 AM

[…] Para una información más detallada sobre los sofás con chaise longue: qué son, sus características, ventajas e inconvenientes, recomendamos la lectura de nuestro post ¿Sofá 3+2 o Chaise Longue? […]

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados (*) son obligatorios.