Reduce tu consumo energético sin renunciar al confort

 

Disminuir, aminorar, estrechar, acortar, ceñir o limitar. Son sinónimos del verbo ‘reducir’, sin embargo, cuando hablamos del consumo energético el significado cambia, puesto que podemos lograrlo sin tener que limitar o ceñir nuestras necesidades. En este artículo te contamos cómo tu consumo puede disminuir sin que tus hábitos cambien, sino añadiendo otros que se pueden hacer sin ningún tipo de esfuerzo.

 

 Reduce tu factura 

 

El proceso de ahorro energético es tangible en la factura de electricidad. Si los inquilinos de la vivienda han puesto en práctica las pautas que comentamos en el siguiente apartado el gasto eléctrico habrá disminuido y, por consecuente, el importe a pagar por él.

 

No obstante, antes de llegar a ese punto tendrás que haber realizado algún cambio para que la tarifa se ajuste a tus demandas. Para ello, conoce tu suministro, utiliza un comparador de ofertas y escoge la mejor tarifa para ti. Para cualquier duda puedes acudir al canal de atención al cliente de Naturgy, Iberdrola o la comercializadora correspondiente. Todas las empresas ofrecen varios de medios de atención al cliente ya sea por teléfono, internet o presencial, pero debes buscar cómo acceder al de Endesa, Naturgy, Holaluz…

 

Por otro lado, si acabas de mudarte a la nueva vivienda puede que tengas que dar de alta el gas y la luz porque el anterior propietario lo dio de baja. O puede darse la situación de que la vivienda sea nueva y tengas que dar de alta el gas por primera vez. El proceso es el mismo y dura los mismos días. Si quieres saber cuánto tardan en dar de alta el gas, ten por seguro que serán de 5 a 7 días hábiles.

 

Medidas para reducir el consumo energético

 

Aquí van unas cuantas medidas que pueden servir para reducir el consumo energético, una vez que también hemos hecho cambios en nuestra tarifa, sin tener que renunciar a nuestro confort. Los vamos a dividir por las estancias que más consumen:

 

  • Cocina:
    • La lavadora y el lavavajillas con programas ecológicos o a temperatura fría. Ya que cuando calientan el agua para funcionar es cuando más consumen energía.
    • Las puertas del horno y de la nevera tienen que abrirse durante poco tiempo porque pierden la temperatura que habían alcanzado y gastan energía para volver a conseguirla.
    • Al cocinar hay que apagar el fuego (si es de vitrocerámica) antes de terminar porque el calor residual se puede aprovechar para finalizar la comida.
  • Baño:
    • Reguladores de agua en los grifos para necesitar menos cantidad de este bien, el consumidor ni siquiera lo percibirá.
    • Duchas en vez de baños. El ahorro de agua es muy importante con esta acción, y por lo tanto, la energía que se emplea para calentarla.
    • Los inodoros ofrecen la posibilidad de un doble pulsador para evitar que se malgasten tantos litros de agua.
  • Habitaciones:
    • Instalar luces led, tanto en este espacio como en toda la casa. Si todavía no conoces sus múltiples ventajas, échale un ojo a este artículo.
    • Desconectar los aparatos eléctricos que no se utilicen mediante regletas. Acabar con el standby es un gran paso para terminar con el derroche de energía.
    • Usar una alfombra como material aislante térmico para evitar que el frío traspase a través del suelo.

Categoría: Cajón desastre

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados (*) son obligatorios.